La madera quemada en la sierra alcanza un precio histórico en subasta oficial

El miércoles se llegó a pagar la tonelada de troncos de Barbanza a 29,56 euros.

 


Buena parte de la madera quemada en Porto do Son durante los grandes incendios del verano pasado ya tiene comprador. El resto está previsto que salga a subasta antes de que finalice el mes, que es el plazo límite para tener talados y apilados todos los troncos que se vieron afectados por las llamas. La única parte positiva de lo que fue una tragedia medioambiental, y que puso en peligro la seguridad y las propiedades de cientos de vecinos, es que en la primera puja oficial de la Xunta, que tuvo lugar el miércoles, se alcanzó un precio histórico al venderse cada tonelada a 29,56 euros, un valor muy superior a la media, que puede situarse entre 18 y 20 euros.

Los dos primeros lotes subastados pesaban 500 toneladas, y la madera fue talada en los montes de Caamaño y Ribasieira. Su venta, aunque fue conjunta, se fragmenta en dos partes para que las entidades comunales de las zonas citadas puedan repartirse las ganancias. Dicha puja está tutelada por la Xunta, a través de la Consellería de Medio Rural, que realiza una venta con clientes de confianza con una larga trayectoria trabajando en el sector. Además, en cada subasta se levantan actas para que quede constancia. La otra opción que maneja la Xunta para comercializar estos lotes implica la adjudicación directa, que es legítima, pero que se utiliza en menor medida para evitar suspicacias.
Antes de que finalice el mes, la Consellería de Medio Rural tiene que tener retirada el resto de la madera quemada. Serán unas 600 toneladas, aunque esta cifra puede aumentar ligeramente una vez finalizados los trabajos. Esos lotes serán talados en Xuño y Queiruga, dos de las parroquias que más sufrieron el efecto de aquellos incendios. En el caso de Xuño, la mayoría de troncos ya están retirados y solo resta hacer una tala en una zona concreta del terreno que gestiona la comunidad de montes de esta parroquia sonense.

De forma progresiva

Una de las características del método de venta utilizado por Medio Rural es que los compradores de los lotes podrán retirar la madera de forma progresiva, teniendo que avisar con antelación a la consellería cada vez que movilicen un camión para cargar la materia prima. Además, esos mismos compradores podrán tener acceso, si lo desean, a más madera de la que compraron inicialmente, teniendo que pagar el mismo precio que se fijó en la subasta en la que se hicieron con el primer lote.
En Medio Rural explicaban ayer que la venta de este producto afectado por los incendios evidencia que la Administración autonómica cumple los compromisos adquiridos para reordenar la sierra tras los grandes frentes del verano pasado.

Comentarios

Leave a Reply