Dolmen de Argalo, a Cova da moura

A poco mas de 2 Km. del centro de Noia y tras un muy recomendable paseo semiurbano, se llega al que posiblemente sea uno de los más importantes megalitos de Galicia y claro ejemplo de la arquitectura más antigua del mundo, recibe varios nombres, Dolmen de Argalo, Anta de Argalo y por el que más lo conocen los vecinos de la zona, A Cova da Moura, como su nombre indica está situado en la parroquia de Argalo, en el lugar de O Paramo, y a pocos metros del cementerio parroquial.
En el siguiente video se puede ver el dolmen desde todos los ángulos y el entorno en el que está ubicado.




Se trata de un sepulcro megalítico de aproximadamente el año 3.000 a.c., de cámara poligonal y planta prácticamente circular, la cámara está formada por 7 grandes losas de entre 2 y 2,4 metros de altura y dispone de un corredor de acceso, orientado al este, del que sólo se conservan dos losas.
La losa cobertora, que se supone circular, y que mediría entre 3,40 y 3,70 m. de diámetro, desapareció a principios del Siglo XX, se habla de que posiblemente se encuentre en las proximidades del dolmen, pero no sería de extrañar que esté cerrando alguna finca o soportando el peso de algún galpón.

El Dolmen de Argalo fue numerosas veces escavado en busca de legendarios tesoros que la cultura popular atribuyó siempre a estos monumentos, no siendo hasta 1.980, año en que se realizó una excavación arqueológica rigurosa en la que se encontraron numerosos objetos, entre los que caben destacar los siguientes:

– 50 ídolos de piedra con distintos tamaños y morfología, pero con clara tendencia antropomorfa.
-18 puntas de flecha
-Restos de cerámica campaniforme
-Restos de una docena de vasos y hoyas con decoración incisa
-2 láminas de sílex
-3 molinos barquiformes
-3 hachas de piedra pulimentada
-1 azada de piedra pulimentada
-1 cincel
-1 bola




El dolmen se encuentra en un lugar poco transitado por coches y peatones aun estando próximo al cementerio parroquial, más bien está frecuentado por paseantes y senderistas y en la época correspondiente por buscadores de setas, puesto que el enclave es idóneo, pinares y algunas manchas de bosque autóctono, como no, infectadas por eucaliptos, cada vez más frecuentes. Si se inicia el paseo desde Noia, una vez visitado el dolmen, se puede continuar el camino en dirección a la Cascada de Argalo, y de allí atravesando la aldea, visitar su iglesia del S. XVIII y volver a Noia.

 

 

Comentarios

Leave a Reply